Guía Completa Motor Turbo

Comparte en las redes:

¿Qué es un turbo y cómo funciona?

El turbo es un sistema que comprime el aire que alimenta el vehículo, aliviando el esfuerzo que hacen el pistón al bajar desde el punto muerto superior (PMS) hasta el punto muerto inferior (PMI); aclaramos que los puntos muertos son el punto más alto al que llega el pistón y el punto más bajo.

El funcionamiento es simple. Empecemos por lo básico, el turbo está compuesto por un compresor (lado de la admisión) y una turbina (lado de los colectores de escape) ambas van solidarias por un eje. La turbina empieza a girar por la salida de los gases que estos inciden sobre ella, con el movimiento de la turbina, el compresor empieza a girar comprimiendo el aire hacia la admisión del motor.

Tipos de turbos

Existen diferentes tipos de turbos según su diseño y funcionamiento:

  • Turbo compresor: Es el tipo más común de turbo. Tiene una turbina y un compresor de tamaño fijo que giran a la misma velocidad. El rendimiento del turbo depende de la presión y el flujo de los gases de escape.
  • Turbo de geometría variable: Es un tipo de turbo que tiene unos álabes móviles en la turbina que pueden variar el ángulo de entrada de los gases de escape. Esto permite ajustar el rendimiento del turbo según las revoluciones del motor y reducir el retraso o lag del turbo.
  • Compresor: Es un tipo de sobrealimentación que no usa una turbina, sino que está accionado por una correa o cadena conectada al cigüeñal del motor. El compresor gira siempre que el motor está en marcha y comprime el aire de forma constante. Tiene la ventaja de que no tiene lag, pero consume más energía del motor.
  • Bi turbo: Es un sistema que usa dos turbos en un mismo motor. Puede ser en paralelo, cuando cada turbo alimenta a un grupo de cilindros, o en serie, cuando un turbo de baja presión alimenta a otro de alta presión. El objetivo es mejorar el rendimiento del motor en todo el rango de revoluciones.
  • Combinación de compresor y turbo: Es un sistema que usa un compresor y un turbo en serie. El compresor actúa en bajas revoluciones y el turbo en altas. De esta forma se consigue una respuesta rápida y una alta potencia.

Compressor

Turbo de geometria variable.

Disposición de lo BiTurbos.

¿Cómo cuidar el turbo de tu coche y qué hacer si se avería?

Un turbo es un mecanismo sencillo, pero a la vez delicado, el eje solidario entre el compresor y la turbina va sumergido en aceite del motor, que este suele bajar al cárter al apagar el motor, y no suele estar lubricado hasta que pasa un par de minutos después de encender el motor; quiero decir con esto? Pues muy sencillo, al llegar al destino, darle un minuto al turbo para que baje las revoluciones y se lubrique bien mientras tanto; y cuando lo encendemos tenemos que tener en cuenta que todo el aceite que hay en el motor esta en el cárter y hasta que no se enciende el motor la bomba de lubricación no funciona; entonces si le metemos caña al coche estaremos haciendo daño tanto al motor como al turbo.

Si nuestro coche empieza a salir mucho humo azul o blanco grisáceo es que el nuestro turbo está metiendo aceite al motor. Solución? El taller cuanto antes. Si se puede reparar con solo cambiar el turbo mejor, pero si lo dejamos pasar, si un casual las aspas de la turbina empiezan a deshacerse por andar chocando la turbina contra la carcasa podríamos hacerle mucho daño al motor internamente, una viruta cae dentro del cilindro se queda agarrada en la pared el pistón sube y baja creando rayas y perdiendo consecutivamente compresión.

Un caso no muy habitual en los diésel pero se puede dar el caso si el turbo empieza a dejar pasar aceite a la admisión, el aceite empieza alimentar el motor como si fuera combustible, llevando el coche a altas revoluciones. Procedemos a poner la marcha más larga que tengamos 5 o 6 pisamos fuerte el pedal de freno y soltamos poco a poco el embrague. Por que no se quita el contacto y listo? Porque se sigue auto-alimentando el vehículo, por lo que por mucho que quitemos contacto el motor sigue funcionando a altas vueltas

Ventajas y desventajas de los coches con turbo

Los coches con turbo tienen una serie de ventajas y desventajas respecto a los coches sin turbo. Algunas de ellas son:

  • Ventajas:
    • Mayor potencia y par motor: El turbo permite aumentar la potencia y el par del motor sin aumentar el tamaño o el peso del mismo. Esto se traduce en una mayor aceleración, velocidad y capacidad de carga del coche.
    • Menor consumo y emisiones: Al aprovechar la energía de los gases de escape, el turbo reduce el consumo de combustible y las emisiones de CO2 y otros gases contaminantes. Esto supone un ahorro económico y una menor huella ecológica.
    • Mayor versatilidad y adaptabilidad: El turbo se puede adaptar a diferentes tipos de motores, combustibles y condiciones de conducción. Además, se puede regular la presión del turbo para obtener más o menos potencia según las necesidades del conductor.
  • Desventajas:
    • Mayor complejidad y coste: El turbo añade más componentes y sistemas al motor, lo que implica una mayor complejidad y un mayor coste de fabricación, mantenimiento y reparación. El turbo también requiere un mayor cuidado y atención por parte del conductor para evitar averías.
    • Mayor temperatura y presión: El turbo genera una mayor temperatura y presión en el motor, lo que puede provocar un mayor desgaste, una menor fiabilidad y una menor vida útil del mismo. El turbo también puede causar problemas de detonación o autoencendido del combustible, lo que puede dañar el motor.
    • Retraso o lag del turbo: El turbo no actúa de forma instantánea, sino que necesita un tiempo para alcanzar la velocidad y la presión adecuadas. Esto provoca un retraso o lag entre el momento en que se pisa el acelerador y el momento en que se siente la respuesta del motor. El lag puede afectar al rendimiento, al confort y a la seguridad del coche.

Posibles averías

El turbo es una pieza que puede sufrir diferentes tipos de averías, algunas de las más comunes son:

  • Casquillos gripados debido a una lubricación inadecuada, lo que provoca que el turbo no gire lo suficiente para sobrealimentar el motor.
  • Holgura en los casquillos, que empiezan a permitir el paso de aceite hacia la turbina o el compresor del turbo.
  • Desgaste de las propias aspas del compresor, que debido al calor y su delgadez, se van desgastando y provocan una pérdida de potencia en el vehículo.
  • Turbo con el eje partido por la mitad debido a un excesivo sobrecalentamiento.

Conclusión

En conclusión, el turbo es un gran aliado para incrementar la potencia que los motores pueden generar de forma atmosférica. Sin embargo, si no comprendemos que un turbo requiere cuidados especiales, incluyendo mantenimientos y aceites adecuados, no dejaremos de visitar el taller y las facturas serán bastante elevadas.

En Informes Mecanicos somos especialistas en revisar coches de segunda mano con problemas relacionados con el turbo. Si tienes cualquier duda, estaremos encantados de ayudarte.

Comparte en las redes:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad